Anécdota ilustrativa

» En el asombro siempre hay un elemento positivo de plegaria»  G.K. Chesterton

Me cuenta un amigo muy divertido por la situación, que en un reciente Seminario sobre novedades de la legislación laboral impartido por un Inspector de Trabajo y cuyos destinatarios eran asesores laborales y directores de Recursos Humanos,  llegado el turno de preguntas y ante la cuestión planteada por un asesor laboral sobre las gestiones y comunicaciones, recursos y gestiones varias a realizar ante la Inspección de Trabajo, el Inspector hizo un ruego:

– Por favor, cuando tengáis que reuniros conmigo para tratar algún recurso o aclaración sobre inspecciones o sanciones, no traigáis al empresario. (Usó otro término, pero por aquello del debido respeto a empresarios competentes, lo omito)

El asesor le preguntó el motivo de esta indicación, pues se supone que el destinatario de la inspección o sanción tiene perfecto derecho a estar presente.

La respuesta del inspector fue la siguiente, y solo a modo de ejemplo de muchas más situaciones parecidas:

– En cierta ocasión, y después de haber hecho una inspección en una empresa y ver los contratos existentes y comprobar que había uno manifiestamente irregular pues el trabajador estaba contratado a media jornada y cumplía una jornada completa, se hizo manifiesta la irregularidad con la sanción correspondiente.

El empresario se empeñó en acudir a hablar conmigo convencido de que él tenia razón, y que la sanción era de todo punto injusta, contraria a Derecho y fruto de mi ignorancia manifiesta de las contrataciones laborales. Una vez allí, y después de demostrarle que los datos de la inspección y del expediente eran absolutamente correctos, el empresario seguía insistiendo en lo perfectamente correcto de su proceder.

Y su argumentación fue la siguiente:

«Este trabajador llega a su hora de entrada a las 8 de la mañana, y se va a comer a las 15 h. de la tarde. ¡Pero después ya no vuelve, por lo que le corresponde un contrato de media jornada!

Después de semejante anécdota, me reafirmo en mi opinión de que en nuestro país, los que nos dedicamos a estos asuntos de los Recursos Humanos tenemos un prometedor y brillante futuro en nuestro campo profesional.

Duro, va a ser duro, pero con mucho recorrido.

Hasta la próxima entrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas